Imprimir

Poemas renales (1992)

Curioso que la más profunda poesía religiosa haya sido, en este caso, escrita por un no creyente. Ya desde el epígrafe del primer poema —una cita de los salmos bíblicos— su filiación es puesta en evidencia. También es evidente el origen de los mismos: la enfermedad crónica que padeció el poeta, a la que nos referimos más arriba. La misma sintaxis de los versos está estremecida por la agonía del doliente, como una demostración viva de la unión de fondo y forma que Hegel reclama para el Arte. Pareciera ser que sentimos al poeta hablar con la voz quebrada del sufrimiento físico. Job y el grito desgarrador del crucificado a su padre tienen una presencia en que la miseria del cuerpo humano torturado por la enfermedad se vuelve metafísica. Libro cumbre de la poesía de Torres, resulta indispensable para una comprensión de la obra del poeta valdiviano.